Fotografía: Laura González.
2
Diseño y arquitectura

El boom del diseño en México: la creación de una generación

Entre la tradición y la vanguardia, la Ciudad de México fue reconocida en 2018 con el nombramiento Capital del Diseño. Héctor León da cuenta del enfoque de Design Week este año: la construcción, así como el sentido de entender el espacio interior y exterior a través de sus mil y una posibilidades al intervenirlo. La ciudad es un museo itinerante en la que el diseño busca mejorar la calidad de vida de sus habitantes de una manera socialmente responsable; esta idea unida a la de la creatividad, la estética y la utilidad son los ejes que sostienen el proyecto de alta imaginación Design House, auspiciado por Arte & Cultura Grupo Salinas. Recorra el lector la poética del espacio de la ciudad con otra perspectiva.


Por Héctor León
Proyecto Tamayo, diseño de Fernanda Canales, pabellón instalado en los jardines del Museo Tamayo, bosque de Chapultepec.

Design Week México 2018 cumple una década con el nombramiento de México como Capital del Diseño. Andrea Césarman, su directora y creadora, junto con Emilio Cabrero, Marco Coello y Jaime Hernández, de este evento con repercusión mundial, no duda en definir a esta actividad que conjuga lo más destacado de la tradición y la vanguardia: experiencia y juventud, contemporaneidad y procesos creativos, como un acontecimiento que ha marcado y forjado a una comunidad: “Creo que hemos podido conjuntar un tejido de historia en la comunidad del diseño en México. En todas las áreas, tanto con los arquitectos, interioristas, diseñadores industriales, tiendas, la relación entre gobierno, empresa y sociedad civil, se ha generado una red muy potente de esta plataforma en tanto comunidad y en torno a la conversación del diseño”.

Tres creativos compadres: Marco Coello (de pie), Emilio Cabrero y Andrea Césarman.

El diseño constituye a tal grado un conjunto de voluntades y sentimientos creativos, de la casa al trabajo, del entorno urbano al campo, que toca prácticamente todos las alianzas de la civilización; de hecho, es un proceso cultural que colinda con la multiplicidad del arte. Urbanismo, arquitectura, procesos íntimos, ahí, en el baño, la sala y su extensión sin límites, el jardín o la terraza que miran al cielo, el diseñador se apropia y dibuja para el futuro esparcimiento de sus habitantes, una cortina translúcida, un biombo con flores o materiales de paja o hierro forjado, para que el sujeto contemporáneo se recree y habite su entorno: diseñador, arquitecto, habitante y ciudad, espacio privado y espacio público, en proceso conversatorio. Toda la ciudad en conversación, durante la semana del 10 al 14 de octubre, en Design Week México, pronunció los verbos ser y estar a gusto. Pasión por la funcionalidad y armonía utilitaria de mil materiales.

La idea de construcción convierte a la capital en una seria plataforma de discusión y curaduría excepcional: la metrópoli transformada en ciudad museo del diseño.

La plataforma y la conversación abrevan de una fuente multidisciplinaria, de ahí su fortaleza y proyección, no sólo en lo que corresponde al mercado y despachos de arquitectura y diseño, sino a la apertura necesaria y puntual que Design Week México extendió, a diez años de su creación, al territorio del Diseño Socialmente Responsable, temática medular de la edición. 

Esta plataforma líder de arquitectura y diseño durante una semana celebró con 20 eventos claves y 100 actividades diseminadas por toda la ciudad –museos, parques, auditorios, casas de artistas, talleres artesanales–, la conjunción de artesanos y urbanistas, arquitectos y artistas, diseñadores jóvenes y profesionales, universitarios en formación en conferencia con expertos, lo que produjo auténticas instalaciones en busca de potenciar y organizar ese caos llamado ciudad en procesos de creatividad, así como generar una idea de diseño.

Territorio Creativo

¿Cómo el diseño puede contribuir a una ciudad más habitable? ¿Cómo sus materiales configuran funcionalidad? La idea de construcción, una de las tesis de Design Week México, cuya ciudad invitada fue Barcelona –icono de la arquitectura europea–, y con México como país homenajeado, convierte a la capital en voz de sus diseñadores, urbanistas, arquitectos, en una seria plataforma de discusión y curaduría excepcional: la metrópoli transformada, en muchos de sus rincones estratégicos, en ciudad museo del diseño. 

Territorio Creativo es una plataforma mundial de innovación y debate. Este año, 22 artesanos de 11 comunidades de los estados de Hidalgo, Guerrero, Oaxaca, Puebla y Ciudad de México trabajaron con seis marcas y crearon nuevas piezas de diseño conjuntando artesanía tradicional con un toque contemporáneo. Los 17 diseñadores participantes pertenecen a los despachos: V&T Plata, Fábrica Social, Taller Lu’um, Tributo, Made in Mexico, Onora y Rituales Contempo.

Emilio Cabrero, director de México Territorio Creativo, estipula: “Si pensamos en la utopía de Tomás Moro, donde adoptó una serie de principios formales con la construcción de ejes precisos y formas para hospedar a comunidades o sociedades, en cuyas cualidades se buscaba la perfección, no podemos evitar una reinterpretación actual del concepto de utopía”. De la ficción a lo factible, Cabrero acentúa: “Albergar criterios de organización e investigar el potencial creativo de estructuras, cuyos módulos se superponen y admiten densas combinaciones circulares o de ángulos diversos en sus formas básicas, permite imaginar una distopía-utópica”. Y sentencia: “Una nueva y meticulosa concepción de las formas, que cuestione cómo se percibe el contexto, para retarlo e imaginar una integración menos estética y más dinámica, activaría el entorno y a la misma organización anónima de la metrópoli”.

El diseño es, precisamente eso, diálogo y producción de economías creativas.

Una comunidad creativa de actores de los ámbitos cultural, educativo, comercial e institucional. Vasos comunicantes no siempre fáciles de vincular. El diseño es, precisamente eso, diálogo y producción de economías creativas. Territorio Creativo: el debate entre arquitectos sobre la innovación y experiencia, así como el desarrollo profesional y la conjunción de tradición y modernidad. Algunas de las plataformas participantes: Visión y Tradición, Inédito, Design House, Expo dw, Diseño Contenido, Expo Torre del Reloj, Territorio Urbano, Ruta del Diseño, Proyecto Tamayo, Documentales, Estructuras Efímeras, Foro Arch Days.

Destaca en particular la temática denominada Visión y Tradición, programa de residencia para que jóvenes diseñadores nacionales e internacionales colaboren con artesanos locales, con el objetivo de lograr piezas que establezcan un diálogo entre la producción tradicional y el diseño contemporáneo. Este programa es un ejercicio de encuentro entre técnicas y materiales. En tanto los diseñadores conocen las tradiciones, los artesanos, a su vez, aprenden nuevas maneras para crear sus artesanías centenarias. Tradición, contemporaneidad y vanguardia, a partir de materiales ancestrales, cuyos resultados se apreciaron este año en el vestíbulo del Museo Nacional de Antropología.

Design House, un proyecto de altura mundial, cuyo diseño busca la armonía y el encuentro del habitante consigo mismo.

Con miles de visitantes en los diferentes territorios creativos, casas, talleres y museos; y una comunidad muy amplia generada en redes sociales durante octubre, las actividades se extendieron en los museos hasta noviembre. Oleadas de jóvenes y profesionales que documentaron el día a día, el objeto instalado, la ambientación o instalación donde dialogaron los espejos, la barra, la lámpara, el cuadro diseñado para el espacio, el librero o una biblioteca virtual en la que el libro se transforma en arte objeto. 

Para Andrea Césarman, alrededor de tres millones de personas asistieron a alguna actividad de Design México/Design Capital

Bastante gente se ha acercado, sobre todo a las actividades en el centro; pero lo más trascendente, de entre las estadísticas generales, es que hemos visto pasar una generación. Hemos visto madurar a los diseñadores que empezaron siendo jóvenes, de entre 18 a 20 años, y que ahora en sus treintas son personas establecidas, que han generado una vida real sostenible a través del diseño.

 

Design House, un hito en la intervención de una casa

Design House, auspiciada por Arte & Cultura Grupo Salinas e intervenida por 24 despachos, ha recibido, al menos, 700 visitantes diarios.

Decenas de jóvenes documentan con sus celulares cada rincón, esquina, sala y habitaciones de la mansión de Monte Líbano no. 930, en Lomas de Chapultepec, auspiciada por Arte & Cultura Grupo Salinas. Lo más granado de arquitectos y diseñadores, en conversación con un artista, ha creado un inventario de atmósferas peculiares, algunas verdaderamente espectaculares, otras que desbordan eclecticismo: modernidad en su faceta de innovación, las arenas y los materiales lumínicos y oscuros, la tangencia de los espacios en libertad, la fragilidad de la luz que se imbuye en los salones, el artificio que intenta gozar de utilitario: el despacho, el salón recogedor de descansos, la extensión hasta el límite del gusto. De eso se trata, de estar y del ser del espacio en relación con su hábitat. Las decenas de sofás y camas en sus mil posibilidades. El arquitecto dicta y el diseñador interpreta, como si leyera una partitura. 

Design Week, en sus diez años de vida, se ha consolidado como una plataforma de diseño. En este lapso, las escuelas y carreras de diseño crecieron de manera exponencial. En el primer año se registraron 30 personas en la convocatoria mientras que este año lo hicieron 350. “O sea, se han incrementado el interés y la comunidad”, acota Césarman. 

Design House ha recibido, al menos, 700 visitantes diarios. En esta casa intervenida por 24 despachos, donde minuciosamente se creó un museo del diseño y del confort, la elegancia y la utilidad, la línea y la curva en cien materiales, están en discusión constante: la belleza en su utilidad, al fin y al cabo. Una discusión estética, en este caso, de la privacidad. Lograda con creces, “esta casa se encuentra a la altura de cualquiera en el mundo”, dice la directora de Design Week.

Hemos visto pasar muchas tendencias del diseño y sí creo que Design House marca tendencia de lo que acontece en el diseño, tanto globalmente, como a nivel nacional. Este ejercicio se ubica arriba del nivel mundial, lo podemos comparar con cualquiera de su tipo en el mundo y estaríamos en primer lugar. No solamente en el desarrollo de tendencias, de mobiliario y de arte. 

La colaboración entre 24 despachos que compiten en el mundo real y que se unen para crear un proyecto de esta magnitud con el fin de mostrar un trabajo conjunto, habla muy bien del diseño mexicano. Es un buen síntoma. Hay muchos campos del diseño, desde el objetual, que permanece dentro del rubro del arte objeto, hasta el diseño socialmente responsable que cambia el entorno de los ciudadanos.

Design House: una casa como extensión de la memoria.

“Hoy en día el diseño es un espectro amplísimo; debemos tomar en cuenta que desde que despiertas hasta que te duermes, tu vida es una experiencia de diseño”, recapitula Césarman.

Desde que se toma el teléfono, los lentes, el botón de la camisa, la cama, las sábanas o un libro, prácticamente todos los instrumentos de trabajo y utilitarios, fueron concebidos por un diseñador: así se vive la experiencia el diseño. Aunque la referencia al diseño sugiera proyectos a gran escala o de urbanistas, es preciso considerar en la gran escala de las industrias creativas, esas que afectan la vida día a día. Entre mejor sea la experiencia individual del diseño, mejor la vida.

Andrea Césarman habla de la importancia de Arte & Cultura Grupo Salinas, una pieza clave para esta iniciativa, en especial en la realización de Design House, al entender todo lo que significan las industrias creativas. “Realizamos la exposición Visión y tradición, que muestra las colaboraciones de diseñadores jóvenes y profesionales con las comunidades artesanales, de diferentes partes de México”.

Desde su primera edición, en 2009, Design Week consideró fundamental la interacción con los museos, como es el caso del Rufino Tamayo, el de Arte Moderno, el de Antropología, el Franz Mayer o el del Chopo, entre otros recintos con los que ha colaborado exitosamente. Colaboración que ha trascendido, pues ha abierto el espectro del diseño en México. “Entre aspectos más trascendentes del diseño en México se encuentran los proyectos de colaboración y el inicio de una conversación que habla más allá de lo objetual, pero no hay que olvidar que todas las partes, aspectos o tendencias del diseño, son importantes para crear un conjunto”, aclara Césarman.

Visión y tradición: el encuentro de dos mundos iluminados por el sol de la creatividad.

En medio de la excitación y bullicio de los jóvenes y profesionales, en Design House, una casa museo sin límites para la imaginación, la directora se apura a intentar aterrizar y delimitar este mundo de ideas y conversión de actitudes del diseño

Es un ejercicio increíble, porque es un museo y una colaboración. La gente lo trata o asume como un recorrido, pero en realidad es un museo itinerante. Se aprecian muebles, objetos y arte; instalaciones creadas por la colaboración de varios despachos, sentimientos creativos, artistas, diseñadores, arquitectos, como tiendas de muebles y galerías que componen un conjunto. La gente siente que acude a ver un cuadro pegado a una pared, no que está en un museo. Y en este caso no se trata de un museo interactivo, sino de un museo de tendencias, pensamientos, creaciones, cada sala y espacio habla de algo. Por ejemplo, todo lo del huerto del jardín es comestible. O una biblioteca virtual es parte de un espacio conceptual, como un huerto urbano dentro de una casa. La idea es cómo atacar y resolver jardines exteriores, el resultado de una combinación de muchas posibilidades y su resolución en el espacio interior o exterior. Así como la utilización del arte en un entorno específico.

Las tendencias marcan retornos y regresos. La línea y la curva en el diseño, las grecas, los colores plastilina, expresan en conjunto un regreso. El cambio de siglo transformó la escena en México y hoy se puede hablar de un estilo de principios de siglo xxi, donde el eclecticismo y lo vintage se dan la mano, más allá de lo sobrio de la propuesta, de los colores alegres o radicales, donde el espacio en su extensión grita su libertad.

“Hay un regreso al maximalismo y a los colores, a los aspectos más eclécticos”, reconsidera Césarman, quien con sus socios del despacho C Cúbica, participan como creadores de un espacio en Design House. Una sala en blancos y grandes espacios, llenos de sobriedad, donde la madurez del diseño expresa la placidez y cierto hedonismo. Sin embargo, lo que marca la actual tendencia es una caligrafía del sentido común: “lo mejor es lo que te haga sentir bien”. 

Por ejemplo, dice Césarman, el espacio de nuestro despacho es muy puro, muy blanco, porque después de diez años de Design Week, hemos visto pasar muchas tendencias, pero creemos que menos es más. Queremos que las cosas envejezcan con una dignidad distinta. Y si los jóvenes usan las curvas y el color rosa en sus diseños, pues resulta muy refrescante, es increíble.”

Es muy importante continuar las conversaciones sobre el diseño, que se reconozca esta colaboración y se admita que nada puede hacerse de manera solitaria, pues el diseño es un trabajo creativo que se realiza de manera conjunta. Que continúe la colaboración entre gobierno, empresas y sociedad civil, para seguir creciendo. Las alianzas son necesarias para propiciar la tormenta perfecta. Según dicta el vocabulario del diseñador mexicano del siglo xxi.

El despacho C Cúbica Arquitectos, integrado por Andrea Césarman, Emilio Cabrero y Marco Coello, junto con Jaime Hernández, decidieron establecer Design Week, como una aportación al mundo del diseño. El resultado: la absoluta satisfacción por el éxito, por haber sembrado esa semilla y que, a partir de esta apuesta, se haya formado, prácticamente, una generación de diseñadores con diversas historias de éxito.

Una metáfora de la destrucción del medio ambiente. Antártida, proyecto de instalación de Andrea Fernanda Mora, Najhmi Anaid Hernández y Diego García de la Fuente. Estructuras Efímeras, parque Lincoln, Ciudad de México.

¿Hay un boom de la arquitectura y el diseño en México?

“Hay un boom de las industrias creativas en general y del diseño”, no duda en rubricar Césarman.

México recuperó su empoderamiento, porque lo teníamos, pero en algún momento se perdió, en los ochenta y noventa, aunque tampoco es tan claro. A mitad del siglo xx, había una masa crítica de diseñadores y arquitectos en México con nivel internacional. Y justo hoy, tenemos una buena cantidad de jóvenes estudiando carreras de diseño. Y también es un conocimiento global en lo que va del siglo. Pues lo que funciona es el empoderamiento y la posibilidad de forjar riqueza a partir de una idea, de un proceso creativo y de diseño. Antes, era otro concepto: la empresa, con un cúmulo de empleados, etcétera; era otro el concepto de riqueza. Hoy es diferente. La riqueza es una idea. Éste es el pensamiento que mueve a este siglo.

El eco del diálogo

World Design Capital cdmx 2018 es una designación bianual, impulsada por dwm y el gobierno de la Ciudad de México. Cuenta con más de 13 programas, en los que el papel del diseño y la creatividad son agentes de cambio social y cultural, dentro de un contexto urbano, con el fin de brindar propuestas para mejorar la calidad de vida en la ciudad. 

Inédito: talento mexicano en 76 versiones.

A lo largo de 10 años, dwm ha impulsado la creatividad con más de 20 exhibiciones e instalaciones de clase mundial en 7 museos, 16 programas de residencia para diseñadores emergentes, 2447 arquitectos y diseñadores participantes y 30 eventos que incluyen exposiciones y ciclos de conferencias. En la Ciudad de México ha convocado a más de quince millones de visitantes.

El diseño y la creatividad son agentes de cambio social y cultural, para mejorar la calidad de vida.

En el museo Tamayo Arte Contemporáneo se presentó Inédito, espacio único para impulsar el talento mexicano, que reunió a trece mil asistentes, 76 propuestas de diseño y diseñadores. Se entregaron ocho menciones honoríficas y un premio en efectivo a la mejor propuesta. 

Design House, por su parte, contó con la participación de 24 renombrados despachos de arquitectos e interioristas, inspirados en reconocidas personalidades de distintos ámbitos sociales. Lounge C Cúbica y Diego Boneta. Play Room Casa Studio y David Troice. Family Room Esencial y Felipe Fernández. Sustainable Garden Fernanda Rionda y Octavio Aburto. Outer Room Grupo de diseñadores y Alfredo Daza. Studio edaa Arquitectura y Yupica. Lounge/Offices Mob + We Work We Work, 8 Gallery Sofía Aspe y Perla Krauze. Outer Reading Room, Studio Roca y Luis Gerardo Méndez. Dance Studio Uribe Krayer e Isaac Hernández. Studio/living Vieyra Arquitectos y Alfonso Cuarón. Library B+P Arquitectura y Daniela Liebman. Bedroom/Terrace Rhyzoma y Mario Molina. Library/lounge MarqCo y Sergio Pérez. Acceso principal Broissin Arquitectos y Diego Luna. NO. ROOM FIRM PERSONALITY Vestíbulo rdlc y Sara Galindo. Man cave/Bar bnkr + Glocal. Movie Room Olga Hanono y Emmanuel Lubezki. Flower Shop Andres Gutierrez + Huerto Urbano y Paulina Sodi. Pati /Rooftop Pedro Sánchez y César López Negrete. MINI space Verónica González y Chacho Gaytán. Basement / Boiler Room MacGregor + Ortiz Izquierdo Tatiana de León DJ. Meditation Room A.D.I y Martha Debayle. Green Terrace Vertebral.

Expo dwm, Expo Reforma presentó un trade show de más de 2700 m2 con alrededor de 140 exponentes nacionales e internacionales de diseño contemporáneo. Esta plataforma fomenta la promoción, exposición y comercialización de propuestas de mobiliario, acabados arquitectónicos, accesorios para el hogar, moda y joyería. Expo dwm generó en conjunto con ProMéxico una ‘Rueda de Negocios’, con líderes internacionales del ramo.

Diseño Contenido y Estructuras Efímeras, en Parque Lincoln, Polanco. Se presentaron propuestas de jóvenes diseñadores mexicanos. Con más de 50 000 visitantes, esta feria presentó 20 contenedores convertidos en escaparates temporales en una de las zonas comerciales más importantes de la ciudad. Estructuras efímeras montadas alrededor de los espejos de agua del parque Lincoln fueron, a su vez, parte del programa de Arch Days cdmx, que presentó el trabajo y creatividad de diversas universidades, así como de los destacados despachos de arquitectura City Ink y Alt y T-O. 

La galería de la Torre del Reloj albergó exposiciones de arte, diseño o arquitectura vinculadas a la producción creativa. Los visitantes apreciaron una exposición de objetos sobre luz, espacio público y diseño presentada por el Ayuntamiento de Barcelona.

El que no enseña no vende. La fiesta del diseño también es una feria.
Creativos, gestores y patrocinadores que iluminaron la fiesta del diseñ o en su edición 2018.
Visión y tradición: diálogo entre tecnología y artesanía. Diseño de piezas de plata.

Territorio Urbano: San Miguel Chapultepec, San Rafael, Santa María la Ribera y Condesa, reunió eventos, talleres, exposiciones y stands de comida en la calle General Francisco Ramírez. Destacaron la Casa Estudio y Talleres Luis Barragán, la Galería Archivo Diseño y Arquitectura y la Galería Labor. 

Ruta del Diseño: Polanco y Lomas de Chapultepec, ofreció camionetas en un formato hop on/hop off que recorrieron las zonas de Polanco, Lomas de Chapultepec, San Miguel Chapultepec, Roma y Condesa, para que los usuarios visitaran las últimas colecciones, tendencias y lanzamientos de las marcas de interiorismo y galerías de arte más importantes de la Ciudad de México. 

Proyecto Tamayo, conocido como el Serpentine latinoamericano por la reconocida revista británica Wallpaper. Estructuras Efímeras presentado por Arch Days cdmx, a cargo de la arquitecta Fernanda Canales. Apoyado por Arte & Cultura Grupo Salinas. Museo Abierto, pabellón Tamayo.

La propuesta se plantea como un diálogo en tres partes: con el paisaje, con las personas que visitan el museo o simplemente las que atraviesan por el bosque; y con la historia.

Fernanda Canales se destaca en la ficha:

se planteó un museo abierto formado por tres patios de tamaños distintos para extender las posibilidades de exhibición hacia el exterior y generar un nuevo punto de encuentro a un costado del Museo Tamayo. La forma del pabellón sigue el flujo natural de recorridos entre el Paseo de la Reforma y Polanco y entre el museo Tamayo el museo de Antropología, con la idea de extender el museo hacia el parque e introducir a los transeúntes en una nueva experiencia basada en espacios encadenados que enmarcan los árboles existentes, el cielo y el talud lateral del museo que se convierte en una nueva ágora. La propuesta se plantea como un diálogo en tres partes: con el paisaje; con las personas que visitan el museo o simplemente las que atraviesan por el bosque; y con la historia, en el sentido que establece un diálogo con el edificio de Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky y con referencias al legado artístico de México, por ejemplo, con la obra de Luis Barragán y concretamente con la capilla abierta de Mathias Goeritz, que se utiliza como punto de partida para el patio que culmina el recorrido del pabellón y se abre visualmente al bosque.

Con más de la mitad de la población mundial viviendo en ciudades, el diseño es una herramienta fundamental para convertir a las ciudades en más competitivas, atractivas, habitables y eficientes.

Proyecto Tamayo: las brumas y los reflejos también son ha bitables.


Continúa leyendo esta edición de Liber

Diseño y arquitectura

La modernidad de la tradición: Visión y tradición e Inédito en Design Week Mexico 2018

La memoria artística de los artesanos de nuestro país vive un encuentro con las ideas de diseñadores alema...

Por Magali Tercero

Te podría interesar

La desdicha de Babel

Raúl Falcó medita sobre los problemas de la traducción. Si “cada lengua lo es todo para sí mi...

Por Raúl Falcó

Mirar al otro, una colección de colecciones

La curadora e investigadora Laura González-Flores, especialista en fotografía, reseña el libro Mirar al ot...

Por Laura González

Presentación del número 22 de la revista Liber, dedicado en homenaje a Gabriel Zaid, por Christopher Domínguez, Jesús Silva Herzog y Sergio Vela.

En El Colegio Nacional, máxima cátedra del país, se presentó el pasado febrero el número 22 ...

Abre su umbral el tiempo

“La poesía nos hace ver la vida como algo deslumbrante, intenso y vital”, asevera la poeta Coral Bracho. La ...

Por Verónica Murguía

G. K. Chesterton: la certeza y el misterio

Celebramos los 150 años del nacimiento del escritor Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) con este ensayo de Armando Gonz...

Por Armando González Torres

La Novena sinfonía: un lenguaje para todos

El 7 de mayo de 1824 se estrenó en Viena la Novena sinfonía de Beethoven. Celebramos el bicentenario de esta obra...

Por Fernando Álvarez del Castillo

Sobre Parsifal, serias consideraciones sobre una aventura operística emocionante

Sergio Vela, director escénico de Parsifal, conversa con Fernando Fernández sobre las implicaciones del estreno e...

Por Sergio Vela y Fernando Fernández

Sólo un iluso puede salvar al mundo

“La música es el vínculo más directo que las personas tenemos hacia lo inexplicable”, afirma H...

Por Hugo Roca Joglar